Archivos para julio 2012

Some iTunes Legends

julio 24, 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Putting Pen to Paper

julio 24, 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Elegías a quemarropa:

julio 10, 2012

“Era un gran ser humano… Masticaba con la boca cerrada, pasaba la sal y nunca hablaba de política”.

~

“Fue un padre ejemplar. Le iba al Toluca, hablaba con Cristo, jugaba dominó y maldecía a ‘la puta’ que parió a sus hijos”.

~

“Nació, soñó y luego se metió a estudiar contaduría”.

~

“Fue la feminazi más sensata de todas: murió joven”.

~

“Fue un gran amigo. Nunca desaprovechaba la oportunidad para celebrar nuestros fracasos”.

~

“Fue una madre ejemplar. Cocinaba cuando su marido iba al estadio, a la iglesia, e incluso mientras la maldecía”.

~

“Era un patriota ilustre. No tenía expectativas”.

~

“Siempre fue un caballero. Murió virgen”.

~

“La verdad es que fue un auténtico hijo de puta… Pero bueno, no sabía cómo matar el tiempo: es lunes y no hay futbol”.

~

Fue un buen hijo. Heredó nuestros temores sin protestar. Se cepillaba los dientes con una regularidad aceptable y siempre tendía su cama”.

 

Nadie es infeliz en Roma

julio 1, 2012

Con un destino turístico comprimido y asegurado en mi bolsillo, observo el inútil derroche de fe combustible que los aviones depositan en las latitudes etéreas, convencidos de que la dicha no es más que una distancia. “Nadie es infeliz en Roma”, el infatigable mantra que bufa una turbina tras otra para narrar un pasaje más de la insostenible levedad del autoengaño. Pienso en la eterna histeria que Unamuno logró advertir en el desasosiego del viajero, ésa que pasa de largo y desapercibida por los detectores de metales más sofisticados del empirismo humano. Los lugares comunes se han convertido en la panacea de la desilusión colectiva, ahí donde la felicidad y el pragmatismo responden a un mismo nombre. Subestimar las limitaciones de la imaginación común es tapar a la humanidad con un dedo. Mi torrente sanguíneo es errante por inercia. Mis párpados han espirado una elegía.