Yo, ególatra

No cabe duda alguna de que existe un tensado abanico que comprende la diversidad y los grados de insolencia entre cada una de las expresiones egocéntricas que nos caracterizan; pero no olvidemos un dato elemental: el ADN humano tiene una clarísima instrucción, y ésa es la de la auto-preservación del individuo para posteriormente intentar -aunque de manera inconciente y mecánica- garantizar la supervivencia de la especie. En pocas palabras: estamos diseñados para querernos por sobre todos las cosas y seres que nos rodean. ¿A qué viene todo este puto preámbulo de medio pelo?, se preguntarán algunos de mis más fieles detractores. Únicamente para decirles que la palabra ‘egoísta’ -ya sea que venga o no con algún calificativo de temporada- siempre tendrá un dejo de pleonasmo en mi oído, por no decir un eco ancestral.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: