Archivo para agosto 2011

Yo, ególatra

agosto 29, 2011

No cabe duda alguna de que existe un tensado abanico que comprende la diversidad y los grados de insolencia entre cada una de las expresiones egocéntricas que nos caracterizan; pero no olvidemos un dato elemental: el ADN humano tiene una clarísima instrucción, y ésa es la de la auto-preservación del individuo para posteriormente intentar -aunque de manera inconciente y mecánica- garantizar la supervivencia de la especie. En pocas palabras: estamos diseñados para querernos por sobre todos las cosas y seres que nos rodean. ¿A qué viene todo este puto preámbulo de medio pelo?, se preguntarán algunos de mis más fieles detractores. Únicamente para decirles que la palabra ‘egoísta’ -ya sea que venga o no con algún calificativo de temporada- siempre tendrá un dejo de pleonasmo en mi oído, por no decir un eco ancestral.

Casino Royale o Ruleta Rusa

agosto 26, 2011

Los sicarios y sus derivados no son más que  el producto directo de la negligencia de un país que cataloga de segunda clase a la inmensa mayoría de sus ciudadanos por la calidad de las cunas en las que nacieron. Son el resultado de un conato de Estado en el cual la educación se dejó en manos de las televisoras desde hace tantas décadas que hemos perdido la sintonía; y de un despropósito de nación en donde los funcionarios públicos han gozado de una impunidad aterradora y cuyo cinismo flagrante finalmente ha sido copiado por sus hijos bastardos. ¿Dónde está la sorpresa? Place your bets, please!

Jihad FC

agosto 17, 2011

Una breve anécdota a propósito de la Champions League y en honor a esa gran tragicomedia conocida en ciertos círculos cercanos como el Medio Orate.

Un amigo escritor oriundo de Tira (poblado árabe-israelí que se encuentra dentro de la denominada ‘línea verde’ que omite los Territorios Ocupados, anexados después de la Guerra de los Seis Días) me contaba que los militantes más férreos de la Jihad Islámica acostumbraban salir de las protestas anti-israelíes, para viajar directamente al estadio del Maccabi Haifa (equipo de futbol israelí) y apoyar a ‘sus once’ ondeando las mismas banderas verdes con las que manifestaban su repudio contra el ‘Gran Satán’.

Lapsus

agosto 10, 2011

Olvidar una palabra implica que el resto de los vocablos, de manera involuntaria y a regañadientes, deban de asumirse como una colonia de hormigas cuyo único propósito es el de cumplir con la restauración conceptual de la puta reina que los parió por un descuido. ¡‘Lapsus’!, ¡claro!, ¡ésa era, carajo!… ¿Cómo pude olvidarte?

El habilidoso Patrick J. O’Rourke

agosto 10, 2011

Los aldeanos que se encontraban reunidos al borde del acantilado aquella madrugada destemplada de diciembre y, quienes permanecieron ahí durante años discutiendo si el viejo O’Rourke -famoso por su flagrante misantropía- se había suicidado o si había sido presa de una ráfaga de viento fortuita, sin sospechar ni por un solo instante que durante todo ese tiempo, el buen Patrick J. O’Rourke descansaba sobre su silla mecedora a una distancia prudente, esperando el momento oportuno para que un vendaval se decidiera en llegar para despejar las dudas y especulaciones de sus antagonistas, antes de que se enfriara su whiskey.

Botones

agosto 7, 2011


Un soldado implacable es aquel que actúa sin reparar en las posibles  consecuencias. Un soldado malparido ejecuta cualquier orden con conocimiento de causa. Los soldados de pacotilla son aquellos que no saben si atacar, defender o desertar a una ‘ideología’ que nunca les dejó en claro si fue ideada para conservar su estilo de vida, o si fue planificada con el propósito de seducirlos con un guiño retórico antes de poder violar sus derechos con el permiso de los abajo firmantes.

33 Desilusiones

agosto 7, 2011

El País señala que “Los mineros de Atacama no tienen ‘dónde caerse muertos’”. Pues claro, era más que evidente que su verdadera supervivencia empezaría una vez fuera del hoyo. Los destellos de las cámaras sólo buscan rebotar en los cutis de primera plana. La panza necesita filántropos y no de paparazzi: el hacinamiento de las aves de rapiña nunca ha sido un buen augurio para las víctimas frescas, sino una invitación para el festín de los viejos comensales. Yo que ustedes, camaradas desterrados, no descartaría del todo la posibilidad de volver al punto de partida.