Servidores públicos

No, señor, para serle sincero no me sorprende en lo absoluto que tenga usted la boca y los oídos llenos de tierra, como tampoco me alarma el hecho de que su cerebro sea un congestionamiento de gusanos desnutridos. Lo que sí me parece verdaderamente extraordinario, ‘mi capitán’, es que se las haya arreglado para sobrevivir con tanto decoro afuera de un cementerio.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: