God Save the Queen

Tengo la impresión de que los aristócratas no hallan la manera de superar los estándares del ridículo impuestos por sus ancestros durante el siglo XVIII, cuando reinaba aquella insana obsesión por las pelucas y los lunares. Eso sí, dicho sea a su favor, al menos nunca dejan de intentarlo.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: